E-commerce: una solución ecológica para comprar

Debido a su naturaleza propia, el comercio electrónico está cambiando el impacto ambiental gracias a iniciativas innovadoras por parte de las empresas.

Estudios realizados por el Green Design Institute de la Universidad Carnegie Mellon, encontraron que el e-commerce reduce hasta un 30 por ciento el consumo de energía y de emisiones de CO2 comparados con un comercio tradicional.

La forma en la que operan las tiendas en línea representa una fuente de ahorro en recursos, entre los que destaca el transporte. En comparación, una camioneta produce 622.5g de CO2 por paquete entregas en una distancia de 100 km, mientras que trasladarse a una tienda física a 25 km de distancia para adquirir un producto consume 4,850g de CO2.

De esta forma, el e-commerce tiene una gran oportunidad de formar parte de una comunidad ecológica, por lo que muchas empresas están uniendo esfuerzos por crear formas innovadoras para que el sector de comercio tradicional disminuya su impacto ambiental.

Algunas de las maneras en las que el e-commerce contribuye a cuidar el ambiente son:

Empaques “verdes”, ya sea biodegradables y que no utilicen tintas, colorantes o pegamentos.

Eliminar el uso de las bolsas de plásticos

Que los mismos productos sean “eco-friendly” como ropa usada, bolsos y calzados de origen vegano y orgánico, entre otras soluciones.

Fuente: Emprendedores News

Publicaciones Recomendadas