WiFi pasivo: Una conectividad más eficiente

Un grupo de investigadores ha desarrollado un hardware que permite que la señal de WiFi consuma menos energía.

Desde que los dispositivos móviles se convirtieron en el medio primordial por la cual gran parte del mundo navega por internet, una de las principales áreas de oportunidad ha sido el ahorro de energía.

La conectividad mediante WiFi produce un consumo energético elevado tanto en tabletas, así como en los teléfonos inteligentes. Por esta razón, los investigadores de la Universidad de Washington, se dedicaron a encontrar la manera de como poder incrementar la eficiencia de esta tecnología, con resultados exitosos.

Esta nueva tecnología denominada “WiFi pasivo”, utiliza una cantidad de energía 10,000 veces menor que el WiFi tradicional y la clave para esto se encuentra en el hardware. Se crearon dispositivos de recepción y envío de señal que consumen una mínima parte, comparada con los que se cuentan en la actualidad.

Para establecer una comparación, la transmisión de WiFi actualmente consume 100 milivatios, mientras que la nueva tecnología consume solamente entre 10 y 50 microvatios. Normalmente la tecnología involucrada en una comunicación está destinada no solamente a poner en contacto dos módulos WiFi, sino también a diferenciar la señal del ruido de fondo, generada por los demás dispositivos que están utilizando la misma banda de frecuencia.

La tecnología del WiFi pasivo está basada en que solo uno de los dos dispositivos de radio involucrados produce la señal, la cual se envía al segundo dispositivo mediante sensores pasivos, que solo tienen un chip de banda base y una antena, lo que requiere de poca energía.

De forma similar a los repetidores pasivos únicamente recogen la señal y la reflejan para enviarla del mismo modo en que la recibieron, en lugar de volver a crearla. Este proceso se repite hasta llegar a la terminal que lea la señal.

Fuente: ThinkBig

Guardar

Publicaciones Recomendadas