Formas en las que la psicología influye en los sitios web

El cerebro humano es complejo. Controla como interactuamos con el mundo, las personas y por supuesto, el internet.

Entender como el cerebro reacciona con lo que vemos en línea es importante al momento de considerar la mejor manera en que los usuarios utilizaran nuestro sitio web. Sin importar si son imágenes, vínculos o texto, cada parte del sitio web interactúa con el cerebro de manera diferente.

A continuación te presentamos algunas maneras en que la psicología pudiera hacer más efectivo a tu sitio web:

Atracción

Cuando las personas ven una cosa, esta percepción afecta como ven el resto. Esto funciona con imágenes, palabras, números, entre otras. En el caso de una tienda en línea, si queremos presentar el precio de un producto al público, lo ideal es colocarlo con algo que haga ver a ese precio como una ganga.

Por ejemplo, si el producto que queremos promover cuesta 59 pesos, debemos colocarlo con un número mayor para que parezca más económico. Este no tiene que ser otro precio necesariamente, puede ser algo como “3,000 personas lo prefieren”.

Reconocimiento de rostros

Existe una parte del cerebro dedicada exclusivamente a procesar los rostros humanos que vemos. Se encuentra en la corteza virtual y nos ayuda a recordar caras y procesar las emociones de las personas.

Cuando vemos un rostro humano, esta parte se activa por la oportunidad de descifrar información, formando conexiones emocionales. Este efecto es más fuerte cuando el rostro nos mira directamente.

Para provocar una reacción emotiva, los sitios web deben incluir la mayor cantidad de imágenes de personas, especialmente viendo hacia la cámara, que se puedan manteniendo un balance con el diseño. Si los usuarios forman una conexión con las imágenes, es más posible que esta conexión se realice también con la marca y el producto.

Miedo a la pérdida

Todas las personas tienen un miedo inconsciente de perder algo. Ya sea un ser querido, prenda favorita o la oportunidad de hacer algo.

Podemos no darnos cuenta de ese miedo, pero cuando existe la posibilidad de perder algo, trataremos de no dejarlo ir.

Esto se puede aplicar en la venta de un producto o servicio, el proyectar el mensaje que este producto de calidad tenga poca disponibilidad, las personas estarán a inclinadas a adquirirlo, ya sea con un precio especial a los primeros en comprarlo o está en cantidades limitadas.

Validación social

Más que la descripción que viene en el empaque de un producto, solemos confiar más en las recomendaciones de nuestras amistades y familia antes de realizar una compra.

A esto se le conoce como validación social. El confiar en las personas que conocemos o tenemos una relación que un experto en la materia, aunque este tenga un mayor conocimiento sobre el tema.

Al ofrecer un producto o servicio debemos incluir testimoniales o reseñas de diferentes personas. Se pueden incluir expertos por supuesto, pero también a personas comunes. Mostrando su edad y su locación, de manera que los lectores o clientes potenciales puedan relacionarse con ellos, lo que genera confianza en el producto.

Reciprocidad

La reciprocidad es la idea le das algo a una persona, esta te regresara algo porque sienten que te deben algo. Esto aplica en el diseño web de la misma manera, si les das algo de valor a tus visitantes o clientes, estos probablemente te regresaran el favor.

Esto puede ser información, servicios gratuitos adicionales, descuentos, etc. A cambio tus visitantes te recompensaran con su lealtad, visitas constantes al sitio o seguirte en alguno de tus canales sociales.

Pertenencia

En términos general, los seres humanos son una especie extremadamente social. Deseamos pertenecer a un grupo.

Considerando la condición humana, el diseño del sitio web debe establecer un sentido de comunidad para atraer al público. Una de las formas más simples de hacerlo es escogiendo las palabras correctas. Utilizar los sustantivos en lugar de verbos crea un sentido de identidad que los visitantes o clientes querrán pertenecer.

Comprensión intuitiva

Así como las puertas tienen indicaciones visuales hacia qué lado abren, esto también aplica al diseño web. La intención es que las personas sepan cómo interactuar con tu sitio web y el no poder proveer indicaciones visuales adecuadas puede molestarlos, provocando que no vuelvan jamás.

Mantener consistencia en los links. Si uno de ellos esta subrayado, todos están subrayados. Si cambian de color cuando se pone el cursor sobre ellos, hay que mantener la consistencia. Lo peor que puede pasar es que las personas piensen que pueden hacer click en un elemento y que este no los lleve a ninguna parte.

Fuente: White Corner Creative

Publicaciones Recomendadas